Indigena
Los habitantes presentan un alto nivel de discriminación, pobreza, desnutrición y carencia de estudios (Foto: Archivo/ ACG)

Por: Ibeth Cruz/ @ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Como un trabajo casi “voluntario” y sin recursos opera la Comisión Estatal para la Desarrollo de los Pueblos Indígenas y los funcionarios en la misma, así fue reconocido por el titular de esta paraestatal del Gobierno del Estado, Humberto Alonso Razo.

En entrevista exclusiva, Humberto Alonso refirió que por cuestiones burocráticas el Gobierno del Estado no ha resuelto el recurso respectivo para la Comisión Estatal este año, la cual pasó a una paraestatal, perdiendo con ello los 68 millones 465 mil 885 pesos que tenía como Secretaría de Pueblos Indígenas.

“Tenemos un problema en la delegación administrativa que nos ha impedido saber con certeza cuánto es lo que quedó. Estamos operando con ceros, andamos trabajando así como si fuese voluntario este trabajo, pero yo espero esta semana sepa con certeza qué es lo que tenemos con relación a recursos”, refirió.

Comentó que para el cierre de este año requiere por lo menos 50 millones de pesos, los cuales no han sido etiquetados y por ello, al haber convertido a la Secretaría de Pueblos Indígenas en una paraestatal denominada Comisión Estatal, Humberto Alonso debe buscar
los recursos a nivel federal, pues su labor es prácticamente “autónoma”.

Mediante proyectos como la generación de electricidad con nopal o la producción de maíz criollo es como el titular de esta paraestatal gestionará recursos para operar en la dependencia, los cuales tendrá que hacerlos ante diputados federales o instituciones a nivel federal, ya que el descobijo dado por el Gobierno del Estado a este sector le impide acceder a recursos del presupuesto del Ejecutivo Estatal.

“Nosotros estamos hablando de menos 50 millones de pesos nos podrían alivianar en parte para el resto del año. Como vamos a ser un organismo autónomo, la cuenta corriente va a ir incluida ya en esa proyección, pero eso no es lo más importante, lo importe es cumplir con la demanda que nos hacen las comunidades indígenas para el desarrollo de su cultura, para infraestructura básica que requieren algunas comunidades como es pavimentación, pozos profundos y estimamos que eso es lo necesario, esperamos sí podamos conseguirlo”, completó.

Actualmente, la población indígena michoacana es de 300 mil habitantes, los cuales presentan un alto nivel de discriminación, pobreza, desnutrición y carencia de estudios, además de que “se encuentran en el sótano de la sociedad”, comentó Alonso Razo.

kpmg