La ciudadanía tiene derecho a conocer cierta información que pueda ser de utilidad para la protección de su salud (Foto FB: SSM)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- No hubo vulneración de datos personales por parte de la secretaria de Salud estatal, Diana Carpio Ríos, al dar a conocer los nombres de las colonias en las cuáles hay un mayor brote de Covid-19, porque no informó el nombre de las personas, su domicilio concreto, o edad, expuso Reyna Lizbeth Ortega Silva, comisionada presidenta del Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IMAIP).

Te puede interesar: Publican nueva lista con 14 colonias de Morelia con nivel alto de Covid-19

En este sentido, dijo que “es entendible que las autoridades sanitarias también lo están haciendo para que la ciudadanía conozca en cuáles hay más focos y se tomen las medidas respectivas, pero no informa datos que hacen identificable a una persona”.

Destacó que el IMAIP sólo intervendría y buscaría una sanción para los entes sanitarios si se diera a conocer nombre, edad, ubicación, domicilio, imagen, ahí sí se estaría infringiendo el derecho humano de Protección de Datos Personales.

Y es que en el tema de salud la exhibición de datos personales sensibles podría causar una afectación, algún tipo de agresión, ataque físico o verbal, o discriminación, sin embargo, en el caso de la información proporcionada por la SSM no tiene implicación directa total, “sí hay un dato, pero aislado”, explicó.

Por otra parte, dijo que la ciudadanía tiene derecho a conocer cierta información que pueda ser de utilidad para la protección de su salud, y en este caso “no estamos hablando de una vulneración de datos”.

Mientras recordó que la recomendación del IMAIP es evitar que haya geolocalización de personas con nombre o domicilio porque se cometería una falta a la ley, y “no porque estemos en un estado de excepción, quiere decir que nos olvidemos de otros derechos humanos que es la protección de datos personales para evitar un riesgo mayor”.

Por: Fátima Miranda/E