Elías Ibarra recordó que hay al menos 10 mil millones de pesos que no fueron ejecutados en la SSM

Por: Andrea Hernández/@andy_hermar

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El titular de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), Elías Ibarra Torres aseveró que la dependencia a su cargo necesitará recursos extraordinarios para cerrar el año debido a que el presupuesto autorizado para operar este 2017 no es suficiente al recordar que hay al menos 10 mil millones de pesos que no fueron ejecutados en la SSM.

«La Secretaría de Salud está en condiciones difíciles económicas para poder llevar a cabo su función que es la Salud Pública y los programas e inclusive para llegar a fin de año con la nómina completa», aseveró en entrevista el funcionario estatal.

Aseveró que al interior de la dependencia se ha vivido un «efecto dominó» derivado de la aplicación del recurso para otro fines a los que originalmente se destina, «yo no digo que se lo lleven o se lo hayan llevado, simplemente la dinámica de los trabajos de utilizan los recursos, y después no es fácil recuperarlo y se genera, principalmente, incremento de pasivos», dijo.

El incremento de deudas y los atrasos en la nómina son otros de los problemas que se acarrean con la mezcla de recursos, según indicó el secretario de Salud al aseverar que el dinero disponible será suficiente sólo para cubrir nómina hasta el mes de octubre.

“Estamos a tiempo de tocar puertas, tenemos que garantizar los recursos económicos para el personal, la nómina, tenemos cuatro mil 977 millones de pesos de nómina por año, que hace 400 millones por mes, 200 por quincena, y que realmente todo el dinero se está yendo en recursos humanos y tenemos pedir el apoyo de gobierno federal para que nos apoye en infraestructura, abasto de medicamentos y unidades nuevas», afirmó el funcionario.

Ibarra Torres indicó además que se tienen resultados de la auditoría correspondiente al 2016, cuyas irregularidades, al igual que aquellas que pudieran surgir del proceso de entrega-recepción serán denunciadas de manera formal «porque hay experiencias pasadas de que uno se queda callado y luego se le fincan las responsabilidades», comentó.