"El que te recomienden, no significa que esté acreditado el hecho", insistió el funcionario (Foto: Cortesía)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Tanto el secretario de Seguridad Pública, José Martín Godoy Castro como el recién nombrado subsecretario, Ricardo Delgado Castellanos desmintieron la acusación relacionada a un caso de tortura en 2014, documentado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), al asegurar que sólo se cumplimentó una orden de aprehensión en contra de un secuestrador.

Al ser cuestionado sobre el particular, Godoy Castro destacó que este caso no está relacionado con ningún tema de tortura y tan es así que se encuentra archivado debido a que no se acreditó la acusación.

El secretario de Seguridad, destacó que cualquier persona puede quejarse ante la CEDH, organismo que está obligado a iniciar el expediente correspondiente, pero a su juicio, «el que te recomienden, no significa que esté acreditado el hecho«, insistió el funcionario.

Cabe recordar que la CEDH confirmó que la queja en donde un hombre que fue detenido en Baja California, quien, acusó al subsecretario de Seguridad Pública de torturarlo y generar tratos crueles, inhumanos y degradantes en contra no sólo de él, sino de su familia. De acuerdo a la queja, en julio del 2014, Delgado Castellanos, en ese momento se desempeñaba como policía ministerial.

Sin embargo, fue hasta enero de este año cuando el organismo defensor de los derechos humanos, emitió la recomendación que se mantiene en proceso de cumplimiento.

En breve entrevista, el actual subsecretario de Seguridad Pública, quien reciente sustituyó en el cargo a Carlos Gómez Arrieta, también acusado de torturar a una persona por el caso de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, reiteró que el señalamiento en su contra es «falso», porque este tema ya está archivado, y en la queja, dijo, no se señala ninguna tortura sino es referente a cinco secuestradores que se dedicaban a «cortar dedos» quienes fueron sentenciados a 30 años en la cárcel.

ZM