Testigos vieron cómo la gente se pisaba entre sí para salir de esa discoteca (Foto: YouTube)

Turquía (MiMorelia.com/Redacción).- El festejo de Año Nuevo no pudo iniciar peor en el Club “Reina” de Estambul. Un sujeto disfrazado de Santa Claus abrió fuego con un fusil de asalto de manera indiscriminada y asesinó a 39 personas e hirió al menos a 69, según las cifras hasta ahora.

De acuerdo al gobierno turco, por lo menos 16 de las víctimas son de nacionalidad extranjera, mientras el agresor logró huir luego de cometer la matanza, que ocurrió alrededor de la 01:30 hora local del primer día de 2017, cuando más de 500 personas celebraban la tradicional festividad en esa discoteca, una de las más exclusivos, donde acuden celebridades del deporte y del espectáculo, ubicado en el distrito de Ortakoy, a orillas del Bósforo, un estrecho, donde varios saltaron a sus aguas luego del ataque.

El terrorista ingresó a ese centro de diversión y primero abatió al policía que vigilaba el acceso principal y luego a un civil, antes de entrar a la sala donde la multitud celebraba y accionara su fusil, explicó el gobernador de la metrópolis turca, Vasip Sahin, citado por la agencia oficial Anatolia.

Ahí se encontraba el futbolista del Beylerbeyi de Estambul, Sefa Boydaş, quien narró a la Agencia de Noticias AFP, cómo cundió la desesperación tras escuchar los balazos y algunos se desmayaron. “Dicen que han muerto 35 o 40 personas, pero probablemente sean más, porque la gente pasaba por encima de otras personas”.

Por su parte, Sinem Uyanik, una mujer que también estaba en el “Reina”, relató al diario turco Hurriyet, su experiencia, al ver gente empapada de sangre: “Estábamos divirtiéndonos y de pronto la gente comenzó a correr. Mi marido me dijo que no tuviera miedo, y saltó sobre mí. La gente corría por encima de mí. Mi marido ha sido herido en tres partes de su cuerpo. Conseguí abrirme paso y salir fuera, era terrible”.

De momento, ningún grupo terrorista se ha adjudicado el atentado, mientras el agresor sigue prófugo, sin identificar aún.

Días antes se habían recibido advertencias de un posible atentado en Estambul e incluso el propietario del club “Reina”, Mehmet Kocarslan lo sabía y aseguró que sus empleados habían tomado las medidas de seguridad necesarias, sin olvidar la salida al mar pero, consideró, un ataque de ese tipo “no podía prevenirse”.

En tanto, el gobierno de México expresó su repudio al ataque, “y transmite sus condolencias y solidaridad al pueblo y al gobierno de Turquía, así como a los familiares de las víctimas”.

Asimismo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en un comunicado señaló que hasta el momento no se han reportado mexicanos afectados, pero están en contacto con funcionarios de su Consulado en Estambul.