Un hombre y su papá, vecinos de la comunidad La Injertada, fueron atacados a balazos

Turicato, Michoacán (MiMorelia.com/RED 113).- Un hombre y su papá fueron atacados a balazos, el último de ellos resultó herido; ambos son vecinos de la comunidad La Injertada, que colinda con La Nueva Jerusalén.

Los ofendidos señalaron que los agresores viajaban en un vehículo con códigos policiales.

El atentado se dio durante la madrugada del pasado jueves, así lo narró Juan José C.,: “Alrededor de las dos de la mañana de este día (jueves) nos dirigíamos de la tienda de la comunidad de La Injertada a mi casa, yo venía conduciendo una camioneta blanca de la marca Ford y fui alcanzado por una camioneta que de momento sólo me siguió, más adelante me encendió la luz de los códigos de la ‘patrulla’, me enteré que era una ‘patrulla’, posteriormente me marcaron el alto, pero como venían atrás de mí me dirigí a mi casa”.

El entrevistado platicó que de la supuesta patrulla vinieron las ráfagas: “Llegué y me estacioné donde siempre paro la camioneta y nos empezaron a disparar desde unos 200 metros, y al llegar a la casa, como empezaron a tirar balazos, pues yo le aceleré a la camioneta, tampoco me iba a esperar, pero en ningún momento nosotros los agredimos ni nada, simplemente ellos dispararon, nosotros no traíamos armas ni nada, esto supuestamente fue por un reporte por parte de los pobladores de la Nueva Jerusalén que avisaron de algún evento en La Injertada y quizás los ‘policías’ nos confundieron”.

El ofendido explicó que su vehículo resultó con cinco impactos de bala en diferentes partes y puntualizó que el disparo que hirió a su papá fue uno que pegó en el medallón, atravesó el asiento y terminó en el vidrió delantero: “Yo iba acompañado de mi papá, cuando nos bajamos -de la camioneta- él tenía una herida en la cara del lado izquierdo, grave, profunda, llegaron los paramédicos del Ayuntamiento y nos atendieron”.

En el Centro de Salud se negaron a darles ayuda con una ambulancia

Juan José dijo que su padre fue canalizado al Centro de Salud de la región, donde aseveró que se negaron a apoyarlos con una ambulancia porque no tenían: “Nos llevaron al Centro de Salud y ahí nos dijeron que ellos no podían suturar porque la herida era grave y mi papá se estaba desangrando, así que nos dijeron que nos trasladáramos a Tacámbaro y nos hicieron ir en un carro particular porque nos dijeron que el Ayuntamiento no tenía ambulancia”.