teatro matamoros asm
En total hay prescritos en la ASM casi tres mil asuntos (Foto: Google Maps)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El recién nombrado por el Congreso local, titular de la Auditoría Superior de Michoacán (ASM), Miguel Ángel Aguirre Avellaneda, informó que en el organismo están prescritos entre dos mil y tres mil asuntos, entre ellos la auditoría a la obra de remodelación del Teatro Mariano Matamoros, ubicado en el centro de esta capital.

Este viernes el titular sostuvo un encuentro con medios de comunicación, ante los cuales presentó un balance del estatus en el cual encontró al máximo órgano de fiscalización y pormenorizó algunas de sus primeras actuaciones.

Entre estas últimas, resalta que ya presentó ante la Fiscalía Especial Anticorrupción una denuncia en contra del encargado de la Dirección Jurídica por la pérdida de dos expedientes «importantes», relativos a las gestiones de Juan Carlos Campos y Aldo Macías, en los municipios de Zitácuaro y Uruapan, respectivamente.

Cinco mil expedientes en rezago

Por otro lado, Aguirre Avellaneda puso en evidencia que encontró en la ASM un rezago de cinco mil asuntos, que corresponden al periodo 2004-2016.

miguel angel aguirre avellaneda
(Foto: Sayra Casillas)

De esos cinco mil asuntos, enfatizó, entre dos mil y tres mil asuntos, sobre auditorías municipales, estatales y de todo tipo, ya prescribieron; y por falta de seguimiento caducaron 79 auditorías correspondientes al 2017.

«La caducidad sí me permite instaurar otra vez el procedimiento, tengo que hablar con la Comisión Inspectora para decirle que tengo que auditar lo que se dejó de auditar, para poder reiniciar el 2017», explicó.

A pregunta expresa, el auditor superior respondió que la auditoría relacionada con la remodelación del Teatro Mariano Matamoros ya prescribió desde hace dos o tres años.

«Prescribió en el área estatal, no pasó ni a Jurídico para que él actúe», indicó, con el señalamiento de que por presunta omisión presentará las denuncias correspondientes en contra de quien o quienes resulten responsables.

Por: Sayra Casillas/rmr