“Estoy convencido de que la gente satisfecha siempre logra mejores resultados”, dijo (Foto: Heber Morales)

Por: Daniela de los Santos Torres

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Originario de Uruapan, Michoacán, Alfonso Martínez Equihua es director general de Industrias Marves y Agrovim; la primera se dedica a la producción y distribución de aislantes y acojinamientos textiles, y la segunda, al sector agrícola.

Alfonso nos platica sobre los retos a los que se ha enfrentado, su perspectiva de los gobiernos actuales y algunas recomendaciones que seguramente te serán útiles dentro de la empresa y la vida diaria.

¿Qué significa para ti dirigir una empresa como Marves y cuáles son los retos a los que te has enfrentado?

–Lo primero es el sentido de responsabilidad y compromiso. Mi abuelo Alfonso y su hermano Salvador tenían la firme convicción de que en el largo plazo, ser honesto era más negocio, pues estaban convencidos de que generar confianza entre sus clientes era clave para una relación sólida y de largo plazo.

Ellos comenzaron a trabajar desde muy chicos en una abarrotera con apenas sexto y segundo grado de primaria terminados, pero tuvieron la visión de fabricar, primero, los productos que se vendían en la abarrotera, y después, muchos productos más. Gracias a ello, negocios como Chocolatera Moctezuma y Artifibras se siguen manteniendo después de 75 y 50 años de existencia.

“EN EL LARGO PLAZO, SER HONESTO ES MÁS NEGOCIO”

La principal herencia que hemos recibido, la tercera generación, además de una buena educación y experiencia, son sin duda el buen nombre y los valores que debemos mantener en la vida y en el negocio.

Como retos han sido muchos; a partir de 2003, que me involucro directamente en la empresa, he tenido oportunidad de trabajar, dirigir, presentar resultados, coincidir y diferir con primos, tíos, mis hermanas y mi padre. Las discusiones más apasionadas se dan entre quienes más confianza y cariño se tienen. El reto es saber escuchar, respetar, acordar, decidir, dar el beneficio de la duda en algunos casos y cuidar con mucho celo el respeto y confianza mutua. Problemas a resolver se presentan a diario, y hay que tener templanza cuando los resultados no son los esperados; proactividad y paciencia para realizar los cambios; humildad y reconocimiento al equipo cuando sí se logran los resultados.

Sabemos que estudiaste Economía. ¿Por qué elegir esa carrera?

–Primero debo decir que yo comencé estudiando Ingeniería Industrial y en el quinto semestre me di cuenta que no era exactamente lo que me gustaba; me llamaba la atención la administración pública también, y un cliente me recomendó estudiar Economía porque englobaba todo lo que yo buscaba.

A muchas personas se les olvida que la Economía es una ciencia social, es decir, nos ayuda a comprender mejor cómo las personas tomamos decisiones de consumo, cuánto ahorrar, cómo pedir prestado, cómo invertir y cómo los impuestos afectan a cada una de estas decisiones.

(Foto: Heber Morales)

Tuve la fortuna de tener excelentes maestros en el Campus Ciudad de México, del Tec de Monterrey, y me pudieron transmitir mucha de la pasión por la técnica, el análisis de datos, el método científico, evaluación de evidencia, qué modelos funcionan para el desarrollo de los países y las regiones, cómo medir el resultado de la inversión del Estado y cuáles son las condiciones básicas para que el desarrollo económico ocurra.

En la empresa, estas herramientas me ayudan a tomar decisiones con el equipo, sobre todo en el análisis de información; pero también me ha ayudado a presentar los argumentos a nuestras autoridades de los beneficios o afectaciones en decisiones que se toman en el gobierno, y entender que al final el crecimiento y el desarrollo económico están en la inversión.

Has sido presidente del Consejo Michoacano de Negocios, pero además de muchos organismos sociales más, ¿qué significa para ti la participación ciudadana?

–Considero que como michoacanos tenemos que hacer conciencia de que el estado es de todos y todos tenemos la responsabilidad de argumentar e intervenir en las decisiones para buscar que a Michoacán le vaya mejor. En el caso del Consejo Michoacano de Negocios, una parte muy importante de su organización ha sido cómo podemos contribuir para que eso suceda. Somos un grupo de personas que pensamos diferente, que debatimos, que creemos en distintas cosas, pero también que encontramos coincidencias y acuerdos para contribuir en nuestro estado, que es finalmente lo que nos une. Cabe mencionar que la mayor inversión en el estado no está en las empresas extranjeras, está en los inversionistas michoacanos que le seguimos apostando a nuestro estado.

Desde tu perspectiva, ¿cuáles son las 3 principales cosas que frenan el desarrollo de Michoacán?

–Primero la inseguridad, que nos hace perder muchas oportunidades, afecta a la sensación de confianza. Una parte muy importante de la inversión es atraer y retener a las personas y, sin duda, la inseguridad lo impide, además de que afecta la percepción del turismo.

En segundo lugar, el estado de derecho. Michoacán no puede atraer o retener inversión si las vías de comunicación no están garantizadas. Las exigencias y el derecho a protestar debe de garantizarse, pero también el libre tránsito de personas y mercancías. Si aspiramos al desarrollo no podemos lograrlo sin esta condición. Y, por otro lado, nos pone en desventaja con los estados vecinos.

“EL PRINCIPAL MOTOR DEL CRECIMIENTO Y DESARROLLO ECONÓMICO ES LA INVERSIÓN”

La tercera cosa que afecta al desarrollo es el desequilibrio en la educación; existe mucha disparidad en sus municipios en cuanto a los grados de escolaridad; en promedio, tenemos más de 7 años de escolaridad, pero por ejemplo Morelia tiene más de 10 años en comparación con municipios pequeños, que tienen debajo de los 5 años. Se necesita una cancha pareja para todos.

¿Cuáles son las 3 fortalezas que tiene nuestro estado?

–La primera es su gente, la segunda es su gente y la tercera es su gente. La mayor oportunidad que tenemos está en los michoacanos. Pero, sin duda, la participación ciudadana tiene que incrementarse, porque la única manera de tener mejor gobierno es que los ciudadanos salgamos a exigir mejor gobierno. Cada vez hay mayor disposición de las autoridades de escuchar voces distintas y eso tenemos que aprovecharlo.

(Foto: Heber Morales)
“LA MAYOR INVERSIÓN EN EL ESTADO NO ESTÁ EN LAS EMPRESAS EXTRANJERAS, ESTÁ EN LOS INVERSIONISTAS MICHOACANOS QUE LE SEGUIMOS APOSTANDO A NUESTRO ESTADO”

¿Qué opinas de la decisión del gobernador Silvano Aureoles de regresar la nómina educativa a la federación?, ¿crees que sea una solución real para sanear las finanzas estatales?

–De resolverse el problema financiero del estado, se podrían resolver el de inseguridad, estado de derecho y el de educación; sin embargo, las finanzas no están equilibradas. Creo que la decisión del gobernador respecto a buscar un cambio dentro del acuerdo con la federación, es correcto. Por otro lado, se tiene que hacer una gran discusión en el estado respecto a una reforma fiscal integral, una reforma para revisar los impuestos que nos cobran a los ciudadanos y a las empresas, como también en la parte del gasto. La reforma fiscal más importante que tenemos que revisar en el estado de Michoacán atraviesa también por una revisión en el gasto público.

¿Qué opinas de la posible cancelación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE)?

–Una ZEE bien administrada y bien regulada, sin duda, podría ser un gran detonador del desarrollo económico del estado. Podría atraer inversión de muchas partes del mundo, aprovechando también los acuerdos comerciales que ya tiene México. El puerto de Lázaro Cárdenas está en una posición privilegiada para poder hacer negocios.

La cancelación como tal impediría traer muchos de los aspectos positivos que se están buscando; sin embargo, sí creo que vale la pena hacer una revisión respecto a cómo estaba administrada la ZEE; en esto coincido con algunas voces dentro del gobierno federal que comentan que hay algunos temas que limitan la inversión local, puesto que muchos de los beneficios se daban a empresas muy grandes y esto dejaba a muchas de las empresas de Michoacán fuera de la oportunidad de gozar de los beneficios de la ZEE. El desarrollo económico tiene que ser integral y todos deben de recibir los beneficios de este desarrollo.

En el caso de Uruapan, ¿consideras que se ha hecho un buen trabajo por parte del actual alcalde, Víctor Manríquez?

–Considero que Víctor Manríquez ha logrado, por un lado, hacer, y por otro, convencer a una muy buena parte de la ciudadanía respecto de su trabajo. Es el primer presidente municipal reelecto. Reconozco en él mucha apertura, prueba de ello es que hubo un grupo de ciudadanos que estábamos interesados en participar junto con el gobierno tanto en la planeación como en su evaluación y gracias a esto se logró el nuevo Instituto Municipal de Planeación, donde participa una mayoría de ciudadanos junto con una minoría de funcionarios. Juntos construimos el reglamento y las bases de este instituto y su visión a largo plazo.

Se logró también un observatorio ciudadano junto con Cemide y apoyo del Observatorio Ciudadano de Zamora, el cual está conformado y financiado completamente por la sociedad civil, con el que se ha logrado evaluar al municipio para poder así lograr una mayor transparencia; esto, sin duda, nos dará oportunidad de generar mucho mejores condiciones para la gente de Uruapan.

El tema es que, además de que los ciudadanos debemos de participar, también debamos de juntarnos para compartir las mejores prácticas y buscar lo mejor para nuestras regiones y para Michoacán; es importante no dejar de escucharnos y entender que el desarrollo del estado depende de todas sus regiones.

Para finalizar esta entrevista me gustaría que nos respondieras algunas preguntas más personales. ¿Cómo le haces para organizar tu agenda?

–Algo importante siempre es dejarse ayudar, tomar asesoría y siempre seguirnos preparando para lo que hacemos; contraté un coach de negocios para entender bien cómo hacer la sucesión y cómo administrar mi tiempo, porque no quería yo dejar de participar en la construcción de instituciones en la sociedad.

Es importante planear el día, la semana, el mes, planear el año, planear la vida. Es importante que tengamos una idea clara de qué deseamos hacer en nuestra vida. Y la pregunta clave es ¿qué estás haciendo hoy para poder llegar a esa meta?

Todos los días me doy unos 15 minutos al día en saber qué voy a hacer y lo coloco en la agenda. No hay que perder de vista nuestros objetivos; mucho de mi tiempo lo dedico a la construcción de mi equipo y a darles autonomía para que ellos tomen decisiones, y justamente a ellos les recomiendo pensar cuáles son las 3 cosas más importantes que tienen que hacer en su semana, y eso tiene que terminar en su agenda, porque de lo contrario su agenda termina llena de lo urgente y no de lo importante. Y esto me da oportunidad de concentrar en una visión más general de hacia dónde hay que dirigir el negocio y tener claros los 4 objetivos que reconocemos como empresa: construir un equipo de alto desempeño, de ahí poder llevar a procesos productivos de clase mundial, tener a clientes altamente satisfechos y finalmente tener resultados financieros excelentes.

Esta base de construcción, que tiene que ver con que primero y lo más importante es la gente, es parte de la formación que viene desde mi abuelo y mi papá y que hemos logrado esquematizar, concentrar y poner indicadores. Primero es a quién subes al barco, como diría Jim Collins, y después vez hacia dónde te diriges.

¿Algún hábito que tengas que te haya cambiado la vida?

–La administración del tiempo y entender que los humanos somos seres sociales, trabajamos en platicar y en convencer a otros respecto a qué pensamos y escuchar a otros para también enriquecer nuestro punto de vista. Una de las habilidades más importantes que puede desarrollar el ser humano es la comunicación asertiva; quien puede comunicarse bien y convencer a los demás de lo que piensa puede ser un gran líder. En ese sentido, les recomiendo leer El octavo hábito, de Stephen Covey, que tiene que ver con que encuentres qué te apasiona y que apoyes a los demás a que también lo hagan, y con mi equipo de trabajo es justo lo que hago: escuchar para tratar de que encuentren un mejor sentido a lo que hacen en el propósito de lo que hacemos como equipo, porque estoy convencido de que la gente satisfecha siempre logra mejores resultados.

¿Qué libro recomiendas a los que nos leen que haya impactado tu vida?

–Un libro que me ayudó mucho en mi adolescencia a enfrentar problemas y construir soluciones fue El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl. Es, al fin y al cabo, cómo logras entender qué es lo que te motiva en la vida. Me gusta leer también a Thomas Watson, Peter Buffet, Aldos Huxley, Yuval Noah Harari, entre otros.

Por último, ¿cuáles son para ti 3 claves para el éxito?

–En definitiva es encontrar tus fortalezas y lo que te apasiona; una vez que conoces tus fortalezas se trata de desarrollarlas, pasar a la acción y a la práctica. Si eres bueno en algo, hay que llevarlo a ser excelente y eso requiere de mucho esfuerzo. Por lo que creo que parte del éxito tiene que ver con tus talentos, tu esfuerzo y el tercero, muchas veces, es suerte. Es como tomar una ola, a veces la tomas bien, a veces mal, lo importante es que después de que te revolcó te vuelvas a parar y vuelvas a buscar otra.

La vida está llena de éxitos y fracasos y el éxito no es un lugar donde uno se mantiene, el éxito es resultado del logro de muchas cosas y, una vez que logras una, hay que buscar otra, pero hay que tener la disposición de equivocarse y fallar si uno quiere lograr nuevos éxitos y nuevas metas.

R