“El verdadero líder sabe reconocer sus errores y aceptar la responsabilidad”.
Napoleon Hill.

En los últimos días, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, nuevamente ha dado de que hablar, en especial por su terquedad de no asumir las medidas de prevención y cuidado contra el coronavirus, pandemia que ha desdeñado y minimizado a pesar de los miles de muertos que ha cobrado en el mundo y de las recomendaciones que con desesperación su gabinete de salud federal promueve.

En nuestro país, la cifra de casos positivos de Covid-19 va en aumento, y no ha respetado edad, género, ni estatus social, a pesar de que el gobernador de la 4T de Puebla, Miguel Barbosa, aseguró que sólo los ricos la padecerían y los pobres, incluyéndose, serán inmunes, sin embargo, entre las cifras de casos positivos ya se encuentran al menos tres gobernadores, el de Tabasco, Adán Augusto López; el de Higalgo, Omar Fayad, y, recientemente, el de Querétaro, Francisco Domínguez; por cierto, los dos primeros convivieron no hace mucho tiempo con el primer mandatario de este país.

Cabe destacar que la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur México), esta semana, dio a conocer una evaluación de las medidas que han tomado los gobiernos de las 32 entidades del país, en este diagnóstico dan a conocer las iniciativas implementadas por cada administración en materia sanitaria, social, administrativa, fiscal, apoyos y subsidios y con base a su revisión sólo los estados de Jalisco y Michoacán han destinado medidas a cada rubro evaluado, incluso el mandatario michoacano, Silvano Aureoles Conejo, es el mejor evaluado por asumir estrategias y planes emergentes para hacer frente a la contingencia.

Mientras que en su mayoría, los gobernadores se encuentran sin contar con propuestas o planes emergentes para hacer frente a la pandemia, sin embargo, el esfuerzo por hacer frente a esta contingencia nacional pareciera ser esfuerzo único de los estados, dado que el presidente no ha querido encabezar una estrategia nacional para reducir o frenar el número de contagios, por ello vemos con preocupación que un parte de los mexicanos se han sumado a ese desdén por cuidarse a ellos y por consiguiente a los suyos, tal y cómo lo promueve el presidente de México, por ello es inevitable, desde diversas trincheras sociales, seguirlo cuestionando por no asumir ese liderazgo.