Foto: Facebook @Trotamundosmorelia

Por: Héctor Jiménez/ @Hectorjjmm

Las cafebrerias son espacios en los que están disponibles los productos básicos de una cafetería y, además, libros y actividades relacionadas a la literatura. En Vicente Santa María número 258 en el Centro Histórico de Morelia se encuentra la Cafebrería “Trotamundos”, a cuyo concepto también se suman los idiomas.

Trotamundos

Sus propietarios inauguraron Trotamundos dos meses atrás con la intención de sumar sus dos especialidades: la literatura y los idiomas. A primera vista la selección de libros del lugar se divide igualmente en literatura e idiomas. Sin embargo, la co-propietaria Tania Castro precisa que se busca conjuntar ambas partes: en la cafebrería se pueden leer obras de literatura en idiomas diferentes al español. En Trotamundos además se encuentran novelas gráficas, adaptaciones ilustradas de clásicos, libros de idiomas, “bestsellers”, y obras del acervo “salas de lectura” de Conaculta.

“Tenemos la dinámica de los separadores”, comenta Tania Castro, “en la que si vienen varias veces se les da un separador y ellos lo decoran, lo meten al libro y cuando vienen pueden seguir leyendo a partir de ahí. Entonces se crea una comunidad de lectura en la que todos saben dónde va el otro”.

A lo anterior se suma que desde sus dos meses de creación se ha impartido en Trotamundos un taller de fomento a la lectura para niños con base en “El Principito” y un taller de narración oral para maestros. Para el próximo 12 de octubre tienen previsto llevar a cabo una función de cuentacuentos en purépecha, francés, inglés y español.

Por la parte de la cafetería, comenta el co-propietario Héctor Cadena, decidieron ofrecer botanas “para picar”, nada que pudiera manchar los libros. El menú de la cafebrería se compone por brownies, pan francés, rollos holandeses, hamburguesas vegetarianas; y café de olla, americano, soda italiana y malteadas, entre otras bebidas.

Héctor Cadena agrega que en la sección de idiomas se han abierto clubs de conversación en inglés y, como docente de idiomas, trabaja en cursos para que las personas que viajan al extranjero puedan expresarse en otra lengua.

Tania Castro asegura que mantener una cafebrería no es imposible, pero se requiere de mucha dedicación y constancia. Héctor Cadena adelanta que los planes que tienen para el lugar es que pueda ampliarse hasta convertirse en un centro cultural aproximadamente en un año.

“Nómada” cambió a “El Foro”

Hace aproximadamente tres meses el café literario “Nómada” cerró sus puertas en Aquiles Serdán 415 y, en cambio, se abrió “El Foro”, que tiene un giro centrado en funciones del colectivo de teatro “La Coregía”.

Dos de las integrantes de La Coregía comentan que actualmente en El Foro ofrecen una obra de cabaret llamada “La Lotería”; la cual contó con la asesoría de Cecilia Sotres, integrante de la compañía “Las Reinas Chulas”, y presenta a cuatro actores en escena que interpretan a múltiples personajes.

“El cabaret es una corriente teatral que es un reflejo de lo que pasa en la sociedad en tono sarcástico, cómico… actualmente el cabaret es político; el cabaret erótico es otra vertiente que fue muy marcada en los años 40s y 50s “, explica Valeria Ortega. Añade que la dinámica de las presentaciones de teatro funciona a través de una aportación sugerida de cien pesos, pero esta cifra está abierta a la consideración del espectador.

En el menú de El Foro se pueden encontrar tapas, botanas y pizalletes, que son una mezcla entre pizzas y molletes, agrega Andrea Ortiz. Respecto al pasado del lugar como un café literario, Valeria Ortega señala que se cuenta con la disponibilidad para que se presenten diversas expresiones artísticas, incluidas las de las letras.