Los hechos arrojaron un saldo de más de 5 mil hectáreas devastadas en su conjunto (Foto: FB/ SocorroQuintanaL)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/ Carlos Albarrán).- Toda vez que la protección de los recursos naturales es de interés público y del grado de conservación de los mismos la calidad de vida de los habitantes de la entidad, la diputada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Socorro de la Luz Quintana León, reiteró el llamado para que el titular de la Comisión Forestal del Estado de Michoacán (COFOM), Roberto Pérez Medrano, comparezca ante el Pleno de la LXXIII Tercera Legislatura a efecto de informar sobre los pormenores de los incendios en los cerros de La Cruz y de Jicalán en el municipio de Uruapan, los cuales arrojaron un saldo de más de 5 mil hectáreas devastadas en su conjunto.

Luego de los siniestros registrados el pasado 27 de abril, legisladores de las principales fuerzas políticas se pronunciaron a favor de endurecer las penas contra los empresarios que causen daños ecológicos graves, por lo que luego de discutirse ampliamente, las iniciativas fueron turnadas a las comisiones correspondientes para su análisis y dictamen.

Igualmente, cabe destacar que para combatir los incendios forestales la COFOM recibió durante este 2016, 93 millones 871 mil 500 pesos, por lo que se teme que la subcuenca del Río Cupatitzio, cuyos principales manantiales surgen de la parte media y son abastecidos por las filtraciones naturales de agua, haya resultado afectada gravemente.

De acuerdo con la parlamentaria del Tricolor, toda esa zona de absorción de agua se ha visto dañada en las últimas décadas por los cambios de uso de suelo para el establecimiento de huertas frutícolas, por los incendios y plagas forestales, así como el crecimiento de la población; factores que juntos representan las principales causas de la pérdida de la cubierta forestal en esa región.

«Estos incendios además de generar la movilización de las brigadas y corporaciones de protección civil, también generaron la participación de la sociedad, tanto en el combate y control como en el suministro de agua y víveres, resultando una gran identificación y solidaridad de la sociedad uruapense en este siniestro, así como una indignación e inconformidad social que se ha reflejado en marchas, manifestaciones y pronunciamientos tanto de manera física, como en los medios y en las redes sociales», explicó.