Si hay algo de lo que se quejan muchos empresarios acerca de los millenials es que dicen que son delicaditos, flojos y que en cuanto sienten la presión salen corriendo. Puede que esta haya sido una de las razones por las que, en el pasado mes de Junio, el Senado de la República propuso una modificación al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) para considerar al Teletrabajo con las mismas prestaciones que el trabajo “normal”. El Teletrabajo no es otra cosa mas que trabajar desde tu casa.

Si los diputados ratifican esta propuesta, las empresas deberán ofrecer las mismas condiciones laborales y prestaciones para los empleados que tengan en la oficina como para los que trabajen desde su casa.

Considerando que para el 2020 el 30% de la fuerza laboral será millenial y que actualmente México es el 3er país de latino américa con más personas trabajando desde su casa, esta propuesta hace mucho sentido.

Desde el punto de vista de las empresas podría implicar ahorros muy grandes ya que si tienes un empleado en la oficina tienes que darle un escritorio, una computadora y un teléfono, en cambio, si lo dejas que trabaje desde su casa te ahorras todo ese equipo. Incluso en algunas empresas chilangas les dan vales de despensa y pases de estacionamiento como prestación a algunos de sus empleados y este gasto llega a ser de hasta 6 mil pesos mensuales los cuales también se ahorrarían si le permiten hacer home office.

Desde el punto de vista del empleado, según Coparmex, la productividad sube hasta un 28% cuando le permites al colaborador trabajar desde su casa ya que, en ciudades grandes, el traslado se hace una tortura que puede durar varias horas generando desgaste, agotamiento y depresión en las personas.

Pero el trabajo desde casa no se debe confundir con el trabajo que hacen los independientes o freelance. La diferencia es que el teletrabajo se hace teniendo un patrón y por eso entra en esta nueva modalidad de la LFT y en el freelance trabajas para ti mismo por lo que no aplica.

Un sitio de reclutamiento hizo una encuesta de perspectivas laborales entre millenials y el 62% consideró la rutina (llegar siempre a la misma hora, tomar la misma ruta y estar en las mismas 4 paredes) la principal razón de deserción laboral.

En otros países latinoamericanos se han hecho algunas pruebas piloto y los resultados son muy positivos. El 51% de los empleados que fueron asignados para trabajar desde su casa aumentaron la productividad, casi el 80% obtuvo ahorros importantes en gastos de traslado lo que les permitió tener una mayor parte de su sueldo disponible y más del 80% mejoró su estado de ánimo y sentido de pertenencia a la empresa.

Así como se espera que para el 2020 el 35% de los empleados sean millenials, para el 2024 serán casi el doble por lo que, en la próxima década, veremos cambios muy importantes en la cultura laboral mexicana.

Si te pones a pensar en todo esto llegarás a una conclusión impactante: “Los Godínez son una especie en peligro de extinción” Que fuerte se escucha ¿no? Si esta tendencia sigue ya no habrá el pastel de cumpleaños en la oficina, se perderán los rituales Godín que tanto nos caracterizan como el gritar ¡Voy al Oxxo, alguien quiere algo?!, o el ir a pedirle a doña pelos que te fíe el almuerzo prometiéndole que le pagas en la quincena. Esos personajes tan entrañables que cada oficina tiene como el de los chistoretes, la gordita buena onda, el lamebotas del jefe, la coqueta de la ofi, etc desaparecerán.

Debemos aceptar que los mexicanos seremos muchas cosas menos disciplinados y el hecho de trabajar desde tu casa no significa que lo debas hacer en calzones mientras ves Netflix. Cuando trabajas desde tu casa debes tener un espacio que te permita concentrarte y si bien no tienes horarios establecidos, si asegurarte de que, cuando estás trabajando, pues estás trabajando.

A ver cómo nos va con esto pero de que tiene el potencial de cambiar la dinámica social ligada al trabajo eso es un hecho.

Si tienes alguna duda específica que quieras resolver o tema que quieras que platique en este espacio pregúntame en mi correo inteligenciaenfinanzas@gmail.com, a mi twitter @RockBrokers o en www.facebook.com/rockbrokers/