Se inclinó en exigir el regreso de una conductora de Fox News (Foto:@realDonaldTrump)

Por: Adoración Araiza 

Estados Unidos (Rasainformma.com).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pasó el fin de semana pendiente de una lista de objetivos, cuando gran parte del resto del mundo lidiaba con la masacre de musulmanes en Nueva Zelanda.

Ante los ataque a dos mesquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, en donde perdieron al vida 50 personas, Trump prefirió evitar un poco el teme y se inclinó en exigir el regreso de una conductora de Fox News que no aparecía en su sitio habitual el sábado después de atacar verbalmente a una legisladora musulmana estadounidense.

Respecto al tema del fallecido senador John McCain, el mandatario se quejó de haber sido acosado por el programa “Saturday Night Live” de NBC.

A su vez, se lanzó contra la investigación sobre Rusia y los “demócratas radicales de la izquierda” y criticó a un líder sindical de Ohio.

Este fin de semana Trump fue aún más discordante debido a su tono tibio del pasado viernes cuando dijo que no creía que el supremacismo blanco fuera un problema mundial en aumento después de los ataques.

Con información de Expansión