Se ordena la contratación de al menos otros 15 mil agentes federales para ese propósito (Foto: Ilustrativa)

Estados Unidos (MiMorelia.com/Redacción).- El gobierno de Donald Trump contempla acciones más agresivas contra indocumentados. El secretario de Seguridad Interior John Kelly, ya “firmó” dos memorandos para detener y deportar a los migrantes, “dentro y en las fronteras de Estados Unidos”.

Lo anterior de acuerdo al diario The Washington Post en su edición de este domingo, quien tuvo acceso a ambos oficios, que serían el borrador de las nuevas directrices sobre inmigración del presidente de la Unión Americana.

Para cumplir con la búsqueda, captura y deportación de inmigrantes indocumentados por todo el territorio estadounidense, la administración Trump ordena la contratación de por lo menos otros 15 mil agentes federales.

Con eso se criminaliza a los indocumentados que, según Kelly, entre 2015 y 2016 aumentó de 10 mil a 15 mil las detenciones mensuales de inmigrantes en la frontera sur, la cual colinda con México y donde otro de los proyectos es la construcción de un muro entre ambas naciones.

Un funcionario, quien habló a condición del anonimato, dijo que los memorandos son revisados ​​por la Casa Blanca, la cual está buscando algunos cambios, pues el proceso no está completo, citó el referido periódico.

A su vez, un vocero del Departamento de Seguridad Interior declinó hacer comentarios sobre los documentos, “pero no negó su autenticidad”, remarcó la nota informativa.

Fueron enviados al Buró de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), al de Inmigración y Acciones Aduanales (ICE) y al Servicio de Ciudadanía e Inmigración.

Si se oficializan esos mandatos, acelerarán el procedimiento de las deportaciones de inmigrantes indocumentados que han permanecido detenidos en Estados Unidos por dos semanas o menos, y la de quienes lleven hasta dos años en calidad detenidos y en espera de audiencias migratorias en cortes federales para la apelación de sus casos.

También estipulan la deportación inmediata de los inmigrantes detenidos en la frontera con México, sin derecho a una audiencia migratoria para ahorrar recursos en su mantenimiento y espacio en los centros de detención, detalló el reporte.

“Procesar judicialmente” a los padres de familia que se encuentren en Estados Unidos y hayan pagado a “coyotes” para meter como indocumentados a sus hijos menores de edad.

Respecto al muro en la frontera sur, una de las líneas firmadas por Kelly es la de conseguir los fondos necesarios, aunque debería pasar primero por la aprobación del Congreso federal.

Sin embargo, no se contempla la participación de la Guardia Nacional para ubicar, detener y deportar a inmigrantes indocumentados.