El hipo se presenta cuando el bebé está tragando mucho aire (Foto: Ilustrativa/ pixabay)

Por: Adoración Araiza

Ciudad de México (Rasainforma.com).- El hipo es muy molesto, pero no causa ningún dolor ni daños de ningún tipo en los bebés recién nacidos, sin embargo, el hecho llega a asustar a las madres primerizas que aveces no saben como actuar.

Lo primero que se debe saber es que los bebés pueden hipar en los primeros dos meses de embarazo en el útero. El hipo es algo muy habitual en los lactantes y se produce por una serie de razones.

Puede producirse por haber tragado líquido amniótico, prácticamente todos los bebés llegan a tener hipo y es muy frecuente durante los primeros seis meses de vida.

Su duración es larga, bastante más que en los adultos, y suele durar de 10 a 15 minutos, especialistas refieren que el hipo también puede aparecer después de un llanto prolongado, una regurgitación, o cuando el bebé ha comido demasiado rápido.

Si tu bebé presenta estas situaciones, es porque está tragando mucho aire, y esto es precisamente lo que provoca el hipo.

Para prevenir el hipo es recomendable que al momento de amamantar al bebé o darle el biberón , suelte el aire que ha tragado, aunque en ese momento no tenga hipo, debemos ponernos un paño en el hombro, y una vez que haya terminado una toma, o cuando veamos que descansa, lo ponemos recto y le damos suaves palmaditas en la espalda, comprobaremos que suelta bastantes gases.

En el caso de que se trate de un lactante, para hacer cesar el hipo, se le pueden ofrecer algunas cucharadas de agua, ponerle al pecho durante algunos segundos, o darle el biberón.

También es ideal acariciar suavemente la nariz del bebé, hasta provocarle un estornudo, lo que le relajará el diafragma y facilitará que se le pase el hipo, además de que se debe alimentar al bebé cuando se encuentre tranquilo.

Es importante controlar que el flujo de leche que sale es el adecuado: con el biberón boca abajo, las gotas de leche deben caer a un ritmo continuado.

Comprueba que los agujeros de la tetina no sean demasiado pequeños, y agrándalos con cuidado si lo son, ya que si los agujeros son muy pequeños el bebé tendrá que hacer más esfuerzos para succionar, y al final acabará tragando aire y con hipo.

Con información de El Español