Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) gasta cantidades millonarias en apartados poco claros. Una investigación de este medio, basada en documentos y cifras expuestos por la propia institución, confirman que, aun cuando no se puede afirmar que existan irregularidades, es un hecho que la institución no aclara el destino o la manera en que se utilizan los recursos.

La situación es patente en el caso de los gastos correspondientes a “Representación y viáticos”, ítem en el cual se erogan cantidades millonarias sin comprobación.

10 millones 230 mil 798 pesos en gastos de representación o viáticos usó la UMSNH en 2017

7 millones 483 mil 9 pesos se usaron sólo en diciembre de 2015 en gastos de representación o viáticos

0% de esos gastos han sido aclarados a detalle por la Universidad

La Enciclopedia Jurídica de México define los gastos de representación como “las compensaciones que se dan a funcionarios o empleados por los gastos de las atenciones sociales que impone el rango”. Si bien directivos de la Universidad aseguran que desde hace años ninguna área del plantel tiene autorización para ejercer gastos de representación, la falta de transparencia mantiene oculto el verdadero uso o destino de los fondos.

Los documentos internos de la UMSNH, de los cuales este medio tiene copias, muestran que la casa de estudios gastó en ese ítem 7 millones 483 mil 9 pesos sólo en diciembre de 2015; 8 millones 547 mil 268 pesos en diciembre de 2016; y 3 millones 459 mil 282 pesos, en diciembre de 2010.

Las cifras muestran también que las áreas que más gastan en el rubro de “Representación y viáticos” son Coordinación de Investigación Científica (CIC), a cargo de Ireri Suazo, y Tesorería, liderada en la actualidad por Adolfo Ramos Álvarez. Y también, que hay una coincidencia anual: cada diciembre, la CIC dispara sus gastos.

En este último caso, Ireri Suazo aclara a este medio que las millonarias cifras corresponden a los viáticos de los académicos que realizan labores directamente relacionadas con su actividad laboral.

Ni nosotros ni ninguna otra dependencia tenemos autorizados gastos de representación. La partida 37505 se refiere a viáticos, y en el caso del gasto que se refiere a la CIC, corresponde a los apoyos que se otorgan a los investigadores de la Universidad Michoacana a partir de una convocatoria pública que emite el Consejo de la Investigación Científica cada año

“Uno de los rubros autorizados es el apoyo para congresos nacionales e internacionales, y se cargan a esa partida. El gasto se refleja mayormente en diciembre, porque es el mes en que la mayoría de los investigadores comprueban”, explica Suazo.

Una consulta en la página web de la CIC le da la razón a la académica. En el ítem “26, Fracción XXVI, Personas que usen recursos públicos” aparecen distintas listas de académicos divididas por áreas. Según Ireri Suazo, son ellos los beneficiados con los montos.

El hecho es, sin embargo, que en ninguna parte se aclaran los detalles de los montos involucrados.

Tesorería es aún más opaca. En el ítem “Gastos de representación” de la página http://www.tesoreria.umich.mx ni siquiera aparecen nombres, aun cuando esa área es la que más gasta después del CIC. Sólo en agosto de 2017, por ejemplo, dicha área gastó más de 710 mil pesos.

Pero los gastos no se desglosan. Hasta el año 2017, al ingresar en las casillas “Transparencia Universitaria/Obligaciones comunes de transparencia/Fracción IX. Gastos de representación”, aparece un listado de documentos Excel.

En esos documentos se detallan los montos erogados de manera mensual, por área de la universidad. Pero en ninguna parte aparecen los nombres de los beneficiarios, las actividades que realizó, los plazos de sus actividades, el detalle del gasto ni los resultados de sus labores.

Más aún: cuando se accede a la casilla “Hipervínculo al informe de la comisión o encargo”, sólo aparece la dirección de la página web de la Tesorería de la UMSNH. En otras palabras: la información detallada que debe exhibir Tesorería remite otra vez a la página de Tesorería. Un círculo vicioso.

Lo anterior, pese a que el artículo 35 de la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Michoacán de Ocampo señala que “los sujetos obligados pondrán a disposición del público y mantendrán actualizada en los respectivos medios electrónicos (…) los gastos de representación y viáticos, así como el objeto e informe de comisión correspondiente”.

En tanto, en la página correspondiente al año 2018 se elimina explícitamente cualquier alusión a gastos de representación. En cambio, se indica que durante los meses de abril, mayo y junio se erogó un total de 480 mil 215 pesos en viáticos. En ninguna parte se clarifica cuándo ni dónde de utilizó ese dinero, quién lo hizo ni para qué. Tampoco hay archivos Excel divididos por mes, dado que la subdivisión se realiza por trimestre. Pero en la actualidad el único trimestre que presenta cifras es el segundo, correspondiente a los meses de abril, mayo y junio. De los otros periodos no hay rastro.

Ireri Suazo asegura que cuenta con la información comprobatoria, e incluso invitó a este reportero a acudir a las instalaciones para mostrarle el listado, los montos asignados y el proceso como ejercen los recursos los investigadores.

Sin embargo, se trata de información que, según la ley, debiera permanecer al alcance de todos.

Opacidad que no abona

De acuerdo con dos especialistas consultados con este medio, la consecuencia más grave de la falta de transparencia al interior de la Universidad Michoacana es que de esta manera se entregan argumentos a los grupos que presionan frecuentemente para obtener beneficios.

“Puede ser que, en efecto, no haya dolo de parte de la CIC”, señala a este medio una fuente de la UMSNH que pidió el anonimato. “Es cierto que muchos académicos viajan constantemente a distintas actividades por razones de trabajo. Pero el caso de Tesorería es más oscuro: se trata de un área administrativa, no tiene académicos que requieran permanentemente salir a congreso o conferencias”.

“La información no es clara. Y esa falta de transparencia, un contexto de crisis económica estructural, abona poco al desafío de rescatar la Universidad”, agrega otra fuente. “El departamento encargado de la transparencia le hace un flaco favor a la UMSNH. Una de las quejas recurrentes del Sindicato Único de Empleados (SUEUM) es el supuesto derroche en que incurren el rector y los directivos de la universidad.

“El hecho de que no se transparenten con detalle los gastos implica que cualquiera puede suponer que los recursos se usan para actividades discrecionales. ¿Con qué derecho se podría exigir transparencia al SUEUM cuando los propios directivos de la Universidad viven en la opacidad?”.

Consultado por este medio, el SUEUM remitió dos boletines en los cuales se alude al rector Medardo Serna indicando que “es inaceptable el grado de corrupción administrativa enquistada en todos los niveles de mando de la UMSNH, pero más indignante aún resulta el hecho de ver cómo unos cuantos devoran el presupuesto a costa del sacrificio de la plantilla laboral”.

“Es muy posible que esos gastos, en efecto, se utilicen para labores académicas u otras relacionadas directamente con la Universidad Michoacana”, añade una de las fuentes consultada por este medio. “Sin embargo, al no clarificar, cualquiera tiene el derecho de asumir que los recursos podrían utilizarse para actividades irregulares. Finalmente, no aclarar en qué se utilizan recursos millonarios equivale a lo mismo que utilizarlos mal”.

Un capítulo Dudoso

El “Clasificador por objeto del gasto para el proyecto de presupuesto de las dependencias universitarias” de la Universidad Michoacana indica que el capítulo 37505 corresponde a “Viáticos nacionales para personas independientes”, los cuales define como “asignaciones destinadas a cubrir los gastos por concepto de transporte, alimentación y hospedaje de personas independientes dentro del país, cuando no proceda su registro en las partidas 37101, 37201, 37501 y 37504 de este Clasificador”.

Esas “otras partidas”, a las cuales se refiere este capítulo, son 37101, “Pasajes aéreos nacionales para labores en campo y de supervisión”; 37201, “Pasajes terrestres nacionales para labores en campo y de supervisión”; 37501, “Viáticos nacionales para labores en campo y de supervisión”, y 37504, “Viáticos nacionales para personal en el desempeño de funciones oficiales”.

Es decir, el capítulo 37505 constituye viáticos nacionales para actividades que no son para labores de campo o supervisión ni para funciones oficiales.

“Cuesta bastante descifrar en qué consisten entonces esos viáticos”, agrega uno de los consultados por este medio, “y si no se aclara con detalle en la página de Transparencia, el asunto se hace más dudoso”.

Críticas Externas

Mientras, numerosas voces han criticado públicamente la opacidad que reina en la UMSNH.

En septiembre de este año, el Instituto Michoacano de Transparencia y Acceso la Información (IMAIP) reprobó a la UMSNH y a cuatro ayuntamientos michoacanos en cuanto a transparencia.

“La UMSNH debe clarificar por qué no tiene información en ciertos rubros, ya que la argumentación no es clara. Daremos un plazo perentorio para que la institución informe al IMAIP acerca de la falta de información en diversos rubros, en especial en lo que respecta a egresos e ingresos”, dijo entonces el titular del IMAIP, Daniel Chávez García.

En tanto, también en septiembre de este año, el presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Antonio Soto Sánchez, aseguró que “la transparencia en el uso de recursos públicos es hoy un proceso que debe reforzarse en la máxima casa de estudios, ya que la opacidad no puede caber en una institución como la UMSNH”.

Finalmente, en su espacio de un medio local, el columnista y académico de la Universidad Michoacana, Leopoldo Chassin Ramírez, calificó los gastos de representación, literalmente, como aquellos “en donde están autos, gasolina, comidas, estacionamientos, etcétera”. En otra de sus columnas ha indicado, explícitamente, que “el rector y el Consejo Universitario (…) no han cumplido los compromisos asumidos con el Congreso del Estado: la modificación de la Ley Orgánica y la transparencia en el manejo de sus recursos”.

“El manejo de la transparencia siempre es un tema complejo, porque requiere de numerosos documentos y cruces de datos”, agrega una de las fuentes consultadas. “Por eso mismo debe hacerse con claridad. La UMSNH está en deuda en ese sentido”.

En la actualidad, la mayor parte de los cálculos coinciden en indicar que la institución requiere de cerca de mil millones de pesos para salir de la crisis que la afecta en este ciclo, pero que la solución estructural requiere una reingeniería de proporciones. El hecho es que mientras la crisis permea todas sus áreas, en la actualidad muy pocos saben en qué gastan el dinero entre directivos, funcionarios y académicos de la Universidad Michoacana.

Flv Nz