Héctor Gómez recordó que ya han sido varias las mesas de negociación que se han abierto entre las autoridades entre autoridades y paristas

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Tras 60 días de que jóvenes pertenecientes al Movimiento de Aspirantes y Rechazados (MAR), realizaran la toma de diversos planteles de la UMSNH, el diputado por el Partido Acción Nacional (PAN), Héctor Gómez Trujillo, exigió a las autoridades dar solución a este conflicto que ha convertido a la Máxima Casa de Estudios en “un botín político y económico”.

De acuerdo con el legislador, esta situación ha perjudicado principalmente a los estudiantes de las diversas carreras que esta institución ofrece, la cual, recalcó, deber ser cuidada y protegida por todos los sectores de la sociedad michoacana.

“No es posible que este gremio sea quien decida el rumbo de nuestra Universidad, se tiene que realizar una estrategia para que abandonen las instalaciones que han amagado durante los últimos meses. Estas acciones ponen el riesgo de credibilidad de esta institución e inclusive el ciclo escolar de los alumnos”.

En este tenor, el integrante de la Comisión de Asuntos Electorales, advirtió que detrás de este movimiento, se encuentran integrantes de partidos políticos y sindicatos ajenos a la misma UMSNH, quienes aseveró, están inmiscuidos en el conflicto con el afán de obtener una “raja política”.

“La Michoacana es una universidad de gran prestigio a nivel nacional, por lo que estos jóvenes deben de entender que no se puede permitir el ingreso de manera automática a la institución, ya que esto bajaría inmediatamente los estándares de calidad de nuestra institución”.

Por ello, Gómez Trujillo, se sumó a la petición realizada por el rector de la universidad, Medardo Cerna, para que los manifestantes se sensibilicen con la situación de la universidad, y continúen preparándose para poder tener un lugar dentro de ella, ya que, de no ser así, se estaría hipotecando el futuro de miles de universitarios.

Por último, el legislador por el blanquiazul recordó, que ya han sido varias las mesas de negociación que se han abierto entre las autoridades nicolaitas y los paristas, sin embargo, se necesita fuerza y autoridad para destrabar este conflicto político.