cañones antigranizo
Ya se tienen problemas en los cuerpos de agua de Zirahuén, Pátzcuaro, Cuitzeo y Zacapu (Foto: Red 113)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Un grupo de comuneros e investigadores de distintos municipios presentaron una iniciativa de Ley ante el Congreso del Estado para que el uso de los cañones antigranizo y otras tecnologías que alteran las lluvias se consideren como delito ambiental, ante el impacto en el medio ambiente que se tiene en Michoacán.

En conferencia de prensa, el abogado Raymundo Ortiz Martín del Campo, explicó que la iniciativa de Ley se presentó 18 de noviembre de 2020, después de que se hiciera un estudio de cómo se encuentran estas tecnologías en la ley, en la que encontraron que hay una condición jurídica con lagunas.

Esto, dijo, ha ocasionado que las autoridades no hagan nada contra el uso de las mismas, como los cañones antigranizo, y además de que sólo reciben respuesta de que las berries y aguacate, en donde se usa la tecnología, significan que hay economía e impuestos.

Al respecto, el abogado puntualizó que sólo hay en Michoacán tres conductas como delito ambiental que son: el cambio de uso de suelo, deforestación y venta de madera y especies protegidas, por eso buscan que el uso de cañones antigranizo se incluya en esta lista.

A su vez, el investigador independientemente, Marcial Reyes Casares, expuso que los cultivos de berries y aguacate, son principalmente especies consumidoras de agua, pero se tiene un cambio de uso de suelo muy acelerado, pues actualmente se tienen reconocidas 300 mil hectáreas de aguacate y a la par se pierden el mismo número de especies forestales.

Mencionó que en un estudio que se elaboró en 2019, se había previsto que en el 2025 las personas iban a comenzar a tener problemas de salud pública por la falta de agua o la sobreexplotación de los pozos, lo cual comienzan a ver que en algunas comunidades ya sufren estas problemáticas sanitarias desde el 2020.

En ese sentido, el investigador subrayó que ya se tienen problemas en los cuerpos de agua de Zirahuén, Pátzcuaro, Cuitzeo y Zacapu, en donde hay cultivos de arándanos y aguacate, así como Huiramba y Lagunillas son focos rojos.

El especialista apuntó que en el 2021 se espera una grave sequía en Michoacán porque «se consume más agua de la que está lloviendo, que es el único fenómeno que nos permite captar agua para el consumo humano».

Por: Josimar Lara/E