Derivado del tratamiento ilegal de datos personales, una persona con VIH fue discriminada por una institución pública, que no le permitió ejercer un proyecto con financiamiento público, lo que motivó a la asociación civil Responde, Inclúyete como Diversidad y Vive tus Derechos, representada por José Daniel Martín Mercado, a apoyarla y acompañarla en un proceso que ya lleva más de tres años.

José platica que este acto los llevó a educar a personas que viven con VIH en un marco de derechos humanos, porque una de las condicionantes que determinan de manera psicológica a las personas es que, una vez que conocen el diagnóstico, comienzan un proceso de elaboración de estigmas internos relacionados con la culpa y la vergüenza, lo que genera un proceso de deshumanización, con lo cual resulta muy difícil ejercer derechos, como el de la protección a sus datos personales y el acceso a la información pública.

Así, la asociación implementa intervenciones cara a cara con personas que tienen VIH y se les guía en todo momento a través de la entrega de materiales de educación, información y capacitación sobre cómo proteger sus datos personales, mismos que elabora la propia organización o que son donados por el Imaip (Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Michoacán de Ocampo). Además, se enseña el proceso para presentar solicitudes de acceso a la información a las instituciones públicas y, de esta forma, tomar decisiones de manera informada.

También se han aliado con diversas instituciones, con la finalidad de capacitar y sensibilizar a su personal encargado de las áreas de recepción de quejas, psicología, medicina, atención a la salud, trabajo social y/o áreas de capacitación, porque son ellos quienes están en contacto y atención directa con poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Este proyecto, denominado “Dato protegido, derechos seguros: acciones para la promoción de una cultura de protección de datos personales y sensibles de personas viviendo con VIH en Michoacán”, es ejemplo de la utilidad que tiene el ejercicio de derechos humanos y del valor que representa en una o muchas personas la socialización de aquellos.

De esta forma, derivado del informe final que rindió la asociación, al haber sido elegidos por el INAI para su programa PROSEDE 2018, que busca incentivar y fortalecer el ejercicio de los derechos de acceso a la información pública y de protección de datos personales y difundir el conocimiento sobre su utilidad, se desprende que, resultado de tan solo 30 solicitudes de acceso a la información, se han beneficiado directamente 229 personas, y de manera indirecta, 790 personas.

Se trata de mejorar la calidad de vida de las personas, y por eso, este proyecto se tiene que reconocer. Como resultado del acto de discriminación que sufrió una persona, se inició esta lucha, que ha empoderado a cientos y en la que el acceso a la información pública y la protección de datos personales constituyeron y siguen siendo la principal herramienta para prevenir y hacer frente a violaciones de derechos humanos.