Viajes fatales en “La Bestia” (Foto: (Foto: @MovimientoMigranteMesoamericano)

Ciudad de México (MiMorelia.com/Redacción).- Este año la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) lleva documentados 21 decesos en la frontera de Centroamérica con México, donde una parte importante es por accidentes en “La Bestia” e incluso asesinatos a cargo de presuntos delincuentes.

Mientras que durante enero y febrero últimos, 14 mil 902 personas de América Central fueron presentadas ante la autoridad migratoria mexicana, de las cuales 13 mil 389 recibieron la deportación a sus lugares de origen.

De los devueltos desde territorio nacional a esa zona geográfica, el 36.1 por ciento es de Guatemala, con 5 mil 382; la tercera parte de Honduras, al tener 4 mil 862 en tal situación; de El Salvador, 3 mil 008, dos de cada 10. Es decir, el 88 por ciento se concentra en esas tres naciones.

Además, de acuerdo a cifras de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), al primer bimestre del 2017 han sido repatriados 14 mil 213 extranjeros desde México, por lo que los centroamericanos representan el 94.2 por ciento general, pues son los que viven en los límites con nuestro territorio y muchos se dirigen hacia Estados Unidos.

De hecho, varios han perecido en su intento por cruzar a la Unión Americana, según la OIM. Pero respecto a las 21 muertes registradas entre el primero de enero y el 4 de mayo pasados en la frontera sur mexicana, al componente del tren se suma el factor del crimen organizado y otros accidentales.

Por ejemplo, el pasado 14 de febrero un originario de Honduras fue encontrado sin vida, ahogado en el canal Río Blanco, de la parte del municipio veracruzano de Orizaba. Identificado como Roberto Carlos A, quien tenía 37 años de edad. Autoridades de su país lo reclamaron y lo trasladaron a su lugar de origen para sepultarlo.

Un mes después (14 de marzo), otro migrante hondureño falleció al caer del tren de carga, que había abordado para internarse en la geografía mexicana. Fue atropellado por el mismo convoy, en el municipio de Chahuites, en la zona del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca.

Al inicio del año, el 12 de enero, varios catrachos viajaban “de trampa” en el ferrocarril rumbo a Estados Unidos. A su paso por el municipio de Sabinas, Coahuila, delincuentes les “cayeron” encima para asaltarlos y luego los tiraron del tren. En ese incidente murió el joven Breiny Alexander F.

Otros no llegan tan lejos. De nueva cuenta ciudadanos de Honduras, a bordo de “La Bestia”, fueron víctimas de la fatalidad en tres días. El primer caso ocurrió el 19 de marzo último, tras ser baleado y arrojado de uno de los vagones, a la altura del poblado Francisco Rueda, del municipio de Huimanguillo, Tabasco.

En tanto, en la misma municipalidad tabasqueña, el 22 de febrero, uno de igual nacionalidad murió por un ataque a balazos. Ambos sucesos, presuntamente realizados por integrantes de la delincuencia organizada, que extorsionan a quienes buscan un mejor nivel de vida, y parten desde Centroamérica.

La frontera de México-América Central no es de las más letales para migrantes. En el referido periodo de este año, la de nuestra nación con Estados Unidos lleva 84 muertos; la del Caribe, 89, aunque encabeza la del Mediterráneo, cuya cifra asciende a mil 096, y en total suman mil 668 fallecidos en busca de mejores oportunidades a lo largo del mundo.

amm