El fuego persiste pero ha sido contenido con brechas

Uruapan, Michoacán (MiMorelia.com).- El reporte preliminar estima que las llamas alcanzaron un promedio de 250 hectáreas durante los incendios forestales registrados en los cerros de La Cruz y de Jicalán, en el municipio de Uruapan, Michoacán, informaron autoridades estatales.

En las acciones para acabar con el fuego participan más de 350 brigadistas y los socorristas llevan más de 36 horas de trabajo intenso, esfuerzo con el que finalmente lograron contener el siniestro, ya que aunque las llamas siguen latentes, ya se logró cerrar una brecha cortafuego para contenerlo.

Por las características del bosque y los vientos, es muy fácil que se propague el fuego en estos sitios, por otro lado, la geografía agreste que caracteriza a la sierra de Michoacán dificultó las tareas de los brigadistas, aun así, un helicóptero estuvo trasladando al personal a diferentes puntos para detener el avance de las llamas. El reporte preliminar estima que las llamas alcanzaron un promedio de 250 hectáreas.

A estas acciones se suma además el arribo de dos aeronaves con helibalde, una proporcionada por la Conafor, y otra más proporcionada por la Policía Federal Preventiva, herramientas que permitirán a los brigadistas atender este tipo de accidentes de manera más oportuna.

Además, este jueves se instaló un Grupo Técnico Interinstitucional para coordinar las labores de combate y prevención a este tipo de siniestros. En este comité, que será permanente, participan la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático (SEMARNACC), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Comisión Forestal de Michoacán (COFOM), el Centro de Educación y Capacitación Forestal (CECFOR), Protección Civil, y el propio Ayuntamiento de Uruapan.

Este grupo técnico se replicará en otras regiones de Michoacán, además se instalarán centros regionales para que haya coordinación entre los municipios y así atender de manera inmediata este tipo de siniestros en el momento que se detecte cualquier conflagración.