Nueva Zelanda (MiMorelia.com/Alfredo Martínez Martiñón).- Unos patitos cayeron en una alcantarilla, lo que causó preocupación en su mamá. Para su fortuna, bomberos estuvieron pendientes del caso, tras ser alertados del hecho.

El incidente ocurrió el pasado 21 de mayo en la localidad neozelandesa de Titirangi, donde la ave se mostró consternada porque pensaba no vería más a sus crías, y mientras los vulcanos locales hacían la tarea de rescate, se paseaba nerviosa graznando.

Uno a uno salieron los pequeños patos, puestos en un cono de señalización y hasta que no estuvieron todos, los bomberos los “entregaron” a su mamá, quien jubilosa celebró el reencuentro y hasta parecía agradecer a los rescatistas.

Posteriormente, la pata y sus ocho hijos emprendieron el camino hacia algún lugar, tal vez a su hogar.