Mi primera reacción fue de culpabilidad, dijo Allen (Foto: YouTube)

Reino Unido (MiMorelia.com).- Por lo general, quienes escuchan al cantante de ópera Nick Allen disfrutan sus presentaciones. Pero hay algunos que “se espantan” y prefieren emprender la retirada.

Al menos eso le ocurrió al tenor británico cuando escogió de escenario el ambiente helado de la Antártida y un numeroso “público” de pingüinos. Vestido de forma apropiada para el clima: Ropa gruesa y guantes, empezó a entonar el tema clásico “O sole mio”, lo que desconcertó a las aves, quienes huyeron del lugar.

En tanto, Allen se mostró sorprendido y decepcionado, que optó por dejar la interpretación. “Mi primera reacción fue de culpabilidad, la última cosa que quería era una falta de respeto; pero cuando el líder de la expedición vio mi video sólo se rieron, lo que me hizo sentir mejor”, apuntó.

Vía su canal de YouTube, el propio músico subió el video, de apenas 13 segundos, grabado durante una de sus visitas al territorio antártico.

https://www.youtube.com/watch?v=nEPbWqL3j40