Generaciones van y vienen, y la «realeza» de la política sigue ahí, detrás, en lo oscurito, tomando las decisiones económicas, sociales y políticas. De manera camaleónica se disfrazan de otro color y hasta adoptan otras «ideologías», pero al final, el dinosaurio, sigue ahí. Monterroso tenía razón.